Buscar
  • FRANK MERIÑO ZABALA

Roberto Baloco, un Guaquero en Vilut

Actualizado: 1 jul 2021

El auge de la guaquería en 1975 en Los Montes de María fue la excusa perfecta para que un hombre empírico en la profesión de la arqueología hiciera el hallazgo más importante para el departamento de Sucre.

Roberto Balaco oriundo de este territorio lleno de historias y oralidad es el personaje al que muchos le deben el tener entre sus manos la estatuilla que otorga El Festival Nacional de Gaitas de Ovejas Francisco Llireneen forma de mujer tocando el instrumento chuana de manera versátil. También EL FONDO MIXTO DE PROMOCIÓN DE LA CULTURA Y LAS ARTES DE SUCRE lleva en su insignia institucional esta figura mítica que representa las raíces ancestrales de toda una región. En su afán de encontrar oro y riquezas Baloco halla por casualidad una extraña figura con forma de mujer, forjada en oro y cobre por la etnia Zenú cuyo territorio ancestral estaba constituido por los valles del río Sinú, el San Jorge y el litoral Caribe en los alrededores del Golfo de Morrosquillo, en los actuales departamentos de Córdoba y Sucre.


El investigador ovejero Alfredo Ricardo, resalta que el descubrimiento que hace Roberto en los cerros de vilut fue una sacerdotisa líder de estructura social y política de la cultura Zenú, que tenia un papel muy importante e influyente en este grupo.

Encargada de los rituales y conjuros durante las ceremonias, esta hermosa mujer fue inmortalizada en una figura forjada en oro y cobre por los Zenúes en agradecimiento a su liderazgo y guía espiritual en la etnia. Esta imagen la llamaron La Mohán, a raíz de estos mitos muchos amantes de la música se inspiraron para crear canciones que hoy alimentan nuestro folclor, llamándolo género musical de gaita.


Desde muy joven Roberto se inicia en el mundo de la guaquería debido a que sus tíos venían con la tradición desde hace muchos años en la región y otras partes del país de hacer hallazgos arqueológicos. Cuando niño Balaco pasaba sus días caminando sectores baldíos cercanos a su casa como: Vilut un lugar lleno de magia, leyendas y zonas enmotadas en vegetación que hacían propicie la búsqueda de estos tesoros enterradas por indígenas en esa región. A su casa llegaban piezas de valor incalculable traídas por sus familiares, Dice Roberto: Entre ellas había: Collares Vasijas, Unicornios y piezas en oro, todo esto llegaba por bultos. Desde ese momento me di cuenta que la guaquería iba hacer mi vida.

Sonaban los aires de gaita en Ovejas para el mes de octubre, para ese entonces se realizaba el segundo Festival de Gaitas, cuando Roberto decide hacer uno de esos tantos recorridos en busca de una guaca por los cerros de vilú. Según él la mañana era perfecta para una caminata en busca de fortuna. En un paraje no muy lejanos del pueblo se da lo que tanto anhelaba. “Nojoda es una mujer tocando gaita, Dios mío, benditas esas manos que hicieron esta pieza, fueron las primeras palabras de expreso Balaco al tener en sus manos por primera vez a La Mohán.


Mauricio Gonzáles investigador y amante de la cultura ovejera se pregunta cada vez que tiene en sus manos esta hermosa obra, ¿Qué quiso dejarnos el hacedor de esta pieza, que la hizo tan especial, para forjarla con sus propias manos y que esta perdurara en la historia?, a lo que el mismo responde, ¡Seria su belleza, o quizás el gran amor que nació, o tal vez la forma en que ella ejecutaba la chuana!


Durante la realización del documental La Mohán, la historia que nunca te contaron dirigido por este polifacético personaje, él hace un recorrido por el mundo de la guaquería y como esta forma de vida dio origen a el más importante hallazgo arqueológico en la región de Los Montes de María.

Gracias a Roberto Baloco hoy podemos conocer más acerca de nuestras raíces ancestrales y toda la influencia que esta etnia indígena ha tenido en dos de los departamentos más grandes de Colombia (Córdoba y Sucre).

Cuenta Roberto, que las mujeres Zenúes se caracterizaban por ser muy hermosas, trabajadoras y entregadas a su tribu, las describe como bellas, de ojos grandes y oscuros, de piel muy bonito, de cabello lacio y de pómulos silentes. Durante sus años como guaquero investigó a fondo sus tradiciones y costumbres y llegó a la conclusión que la pieza encontrada por él es sin duda una mujer ejecutando la chuana. Con una mirada un poco picara y una gran sonrisa en su rostro este personaje no esconde la alegría por haber encontrado esa figura, “Desde que hice ese hallazgo me imaginé que esa pieza debía quedarse en Ovejas, pero lo que no se me pasó para la cabeza, era el impacto que iba a tener esa muñequita años después.

Sin pensarlo dos veces decide llevar la pieza arqueológica a la sede del Festival de Gaitas de Ovejas, para que allí le dieran el valor cultural que esta tenía para la región.

Manuel Huertas Vergara quien era un amante de la cultura Zenú conoce del hallazgo de la figura, se interesa en ella y con dineros de la junta regional de cultura del Departamento de Sucre compran la pieza para su preservación.

Hoy en día La Mohán hace parte del patrimonio cultural del departamento de Sucre, se encuentra en el municipio de Ovejas custodiada por el investigador y escritor Alfredo Ricardo. Él continúa explorando sobre la cultura zenú y la influencia que ha tenido esta etnia en departamento de sucre y su regiones vecinas.

Y es que en cada rostro de cada mujer ovejera encontramos un poco de historia, de vivencias, un poco de esa mujer que ejecutó la chuana para sus rituales y que por muchos años estuvo sepultada esperando ser descubierta por Roberto Baloco, un guaquero que hizo posible conocer de ella su verdadera historia.


 

Para contactos con este excelente personaje Sabanero

Celular: 3024657541

email:

facebook: https://www.facebook.com/roberto.balocotapia

República de Colombia

Ovejas, Sucre




Todos los derechos de cada una de las historias aquí compartidas son reservados por el autor ©

317 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo